Primero fueron las frambuesas “Santas”: Hoy, buscan desarrollar nuevas variedades con resistencia a plagas, enfermedades y estrés hídrico

Consorcio Tecnológico de la Fruta de ASOEX, desarrolla nueva proyecto 
 

En el año 2005 se creó el Consorcio Tecnológico de la Fruta, formado por Asoex y la Universidad Católica de Chile, con apoyo de Corfo, el cual lleva a cabo 5 programas de mejoramiento genético en frutales, con el objetivo de generar nuevas variedades que respondan a la realidad productiva nacional, pero además a las exigencias de exportación tanto a nivel de poscosecha, como también a las exigencias y gustos de los consumidores.

Uno de estos programas es el Programa de Mejoramiento Genético del Frambueso (PMG del Frambueso), a través del cual se logró desarrollar en 2009 las primeras tres nuevas variedades de frambuesas chilenas, conocidas como “Las Santas”: Santa Catalina, Santa Clara y Santa Teresa, que se encuentran protegidas en Chile y en el extranjero.

Hoy, en el marco del programa denominado “Desarrollo Tecnológico para la Fruticultura de Exportación Que Resuelva Desafíos Tecnológicos en el Territorio, comprendido entre la Región del Maule y la Región de Los Lagos”, el Consorcio, la UC y Corfo, están llevando adelante un proyecto de mejoramiento genético cuyo objetivo general es obtener “Nuevas variedades de frambuesa tolerantes a principales plagas y enfermedades, y mejor adaptadas a condiciones de estrés hídrico”.

Este proyecto tiene un costo total de 514 millones de pesos, de los cuales 360 son aportados por la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) y la diferencia por los co-ejecutores y la Asociación de Exportadores de Fruta de Chile A.G (ASOEX) como entidad asociada.

Respecto a la importancia de este proyecto, Sergio Maureira, Gerente del Consorcio Tecnológico de la Fruta de ASOEX puntualizó: “Es fundamental contar con financiamiento que permita a los Programas de Desarrollo Genético mantenerse en el tiempo, no perder el know how y fortalecerse.  Los programas de mejoramiento genético son un continuo, ya que con el tiempo las variedades van quedando obsoletas, y un PMG debe alimentar a los agricultores y la industria de nuevas variedades de forma continua, y que respondan a las nuevas tendencias y necesidades de los mercados. Cada vez el PMG va desarrollando variedades mejores con la madurez del PMG. Este proyecto nos permitirá cumplir este objetivo, pero además obtener variedades con mejor adaptación a plagas, enfermedades y el estrés hídrico, dada la realidad productiva y sequía que afecta diversas zonas del país. Y esperamos entregar a la industria y al mundo estas nuevas variedades al final de este PTEC en el año 2024”.

Desarrollos

El énfasis de esta iniciativa está en caracteres de resistencia a estrés bióticos y abióticos, obteniéndose a la fecha 17 selecciones avanzadas que se encuentran en evaluación.  Durante los años 2017, 18 y 19, además, se han desarrollado protocolos de evaluación y selección de genotipos resistentes a plagas, enfermedades y sequía. Asimismo, se evaluó la patogenicidad del hongo Phytium y la resistencia al ataque de arañita roja (Tetranychus urticae). A partir de los cruzamientos realizados, durante la temporada 2018-2019, se seleccionaron 16 nuevos genotipos de primer año, los cuales seguirán el proceso de evaluación durante las siguientes temporadas.

Dada la naturaleza continua de este tipo de programas, cada año se produce un avance genético que se traduce en nuevas combinaciones genotípicas candidatas a originar mejores variedades. Hoy, se encuentran en evaluación un gran número de selecciones muy promisorias. Sin embargo, la capacidad de identificar genes de interés agronómico se basa en el desarrollo de protocolos eficientes de evaluación, siendo estos los principales resultados y logro de estos últimos años de Programa.

En las próximas temporadas, se realizarán nuevas evaluaciones según los protocolos desarrollados a genotipos sobresalientes, y además se realizarán pruebas de campo en zonas estratégicas del cultivo en nuestro país.